in ,

Mujer orquesta

Hoy pensaba hablar de otra cosa pero me estoy viendo reflejada en una situación que merece la pena que la cuente. Vamos a sacarle esa parte dulce a la vida de un momento desnatado.

El otro día miraba un Stories en Instagram de una mamá de gemelos y de un niño de unos dos años que decía… con los pies mezo dos hamaquitas, con la mano le doy la merienda al mayor y con la otra describo la situación. Yo la otra la hubiese utilizado para secar el sudor de la frente pero hay algunos que prefieren retransmitir, perfecto, no hay problema.

El caso es que yo ahora mismo estoy en una circunstancia parecida y oh Dios mío SIN niños. Últimamente la gente de mi alrededor está molesta porque las madres de familia en el trabajo CASI siempre salen mejor paradas que las que no tenemos niños y por supuesto CERO responsabilidades. ¿Cero? ¿perdón? Esto es como la amiga soltera que nunca se casa y está harta de gastarse el sueldo en regalos de boda y cuando decide hacer una fiesta de soltera los demás no traen regalos y se cabrea.

Sí, esto es de Sexo en Nueva York. Carrie harta de regalar Manolos hace una fiesta y no le llevan ni la tarta. Dónde se ha visto. Fuera de este chascarrillo diré que esta situación pese a que las madres ahora se me echen un poco encima es muy injusta.

Está claro que tienes un niño, dos, tres, una tribu pero las mujeres sin niños tenemos también muchas, muchísimas obligaciones. Somos unas verdaderas mujeres orquesta todas porque tenemos que llegar a muchas cosas a la vez y a veces parece increíble y no sabes cómo pero lo acabas haciendo. Unas con mejor fortuna y otra con peor.

Mi día de hoy ha sido caótico CAÓTICO. Tengo a mi equipo loco y yo buscando la forma de que todo cuadre. Un día de locura no se puede describir de otra manera. Con una mano escribiendo la columna con la otra mandando whatsapp’s al equipo, el iPad apoyado a mi izquierda y de vez en cuando haciendo scroll en Twitter para ver qué dice un señor que nos está volviendo locos a todos, Puigdemont, que como dice uno por aquí, la Independencia ha durado menos que el Oscar a La la land.

Ahora tendré que ver cómo termino todo lo de mañana, cómo reconduzco algo que no ha salido en el plan A y me espera el B,  la planificación de contenido de un puente, ir a la compra, hacer la cena, devolver todas las llamadas acumuladas de hoy, organizar los mails que quiero que se envíen a primera hora de la mañana y atender una casa entre otras muchas cosas. No tenemos hijos pero tenemos millones de obligaciones como mujeres trabajadoras.

Este es un grito a ese jefe que se cree que por no tener descendencia ya no tenemos asuntos importantes de los que ocuparnos. Porque una mujer no sólo son los hijos aunque por supuesto las que no tenemos no queremos decir que para una madre sean lo primero pero nosotras también tenemos prioridades y no banales ni absurdas como muchos puedan pensar.

Cuando tengas hijos verás como no puedes llevar ese bolso en el que no cabe nada y tendrás que llevar una mochila. Cuando tengas hijos verás como siempre llegas tarde, cuando tengas hijos ya verás como no puedes… Vale. Porque cada una es diferente, cada una es un mundo y cuando los tenga veré lo que tengo que hacer y seguramente querré salir rápido para estar con mis hijos pero ahora también quiero acabar rápido porque tengo vida ¿o es que el hecho de no tener hijos te anula tu vida? ¿no, verdad? Lo dicho… os dejo, que tengo una pila de cosas por hacer.

PINTEREST

Images: Pinterest giginewyork.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *