in , ,

Andrés Sarda o cómo recrear la sofisticación de la ciudad de Nueva York en los años 70

Esta colección, inspirada en el Nueva York de los años 70 pero reinterpretada bajo la visión actual, quiere reflejar la necesidad de movernos hacia adelante y dejar atrás todo lo que nos pesa.

Divide el desfile en dos partes, por un lado, la cotidianeidad, el día a día, nuestra vida diurna y por otro  la noche, la diversión, la fiesta, la sofisticación.

Los materiales son siempre coloristas, extravagantes y muy marcados. Las líneas, en ocasiones juegan con los volúmenes y en otras se simplifican al máximo simplemente siguiendo el cuerpo de la mujer.

En la primera parte encajes bordados y flocados se mezclan con jeans, tules, lana fría y tejidos peluche.

Por la noche, todo se transforma, las prendas borran sus barreras y adoptan nuevas expresiones.

Los materiales utilizados en esta parte son también muy diversos y luminosos. Tules invisibles o en colores, rejillas de lentejuelas, bordados con espejo, tricots y raso de seda. Varios de los looks de esta segunda parte están adornados con cristal de Swarovski en distintas tallas y colores que aportan luz y sofisticación.

Images: IMAGE, Living Backstage.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *